Periodontitis, enemiga de la fertilidad

La enfermedad periodontal o periodontitis es una de las más prevalentes en todo el mundo. Aunque su nombre alude a la inflamación de las encías a causa de la acción de diversas bacterias presentes en la placa dental, lo cierto es que sus consecuencias van mucho más allá de la mera hinchazón y sangrado de las encías. Esta infección, que suele ser bastante dolorosa, puede ocasionar la pérdida de piezas dentales y está relacionada con patologías que, al menos en apariencia, están muy alejadas de la salud bucal, tales como dolencias cardiovasculares o la diabetes.

También ha quedado demostrada la relación de la piorrea (nombre con el que también se conoce comúnmente la periodontitis) con complicaciones en el embarazo, como por ejemplo el parto prematuro y el bajo peso al nacer.

Pues bien, un equipo de investigadores finlandeses acaba de publicar un trabajo en la revista Journal of Oral Microbiology en el que además se relaciona la enfermedad periodontal con las dificultades para lograr la gestación. A pesar de que la infertilidad y la enfermedad periodontal comparten algunos parámetros y factores de riesgo (inflamación, tabaquismo, edad, obesidad…) lo cierto es que la relación directa entre una y otra condición no estaba tan clara… hasta ahora.

Los autores estudiaron una muestra formada por 256 mujeres de entre 19 y 42 años que estaban buscando activamente un embarazo. Durante un año las participantes se sometieron a análisis de sangre, así como a revisiones ginecológicas y dentales periódicamente. En estas últimas se rastreó específicamente la presencia de Porphyromonas gingivalis y Aggregatibacter actinomycetemcomitans (bacterias causantes de periodontitis) en sus muestras de saliva.

Transcurrido un año, los científicos establecieron que las concentraciones de Porphyromonas gingivalis eran bastante mayores entre las féminas que no habían conseguido un embarazo y que este factor era independiente de la historia clínica, de los antecedentes reproductivos, del nivel educativo y socioeconómico, de la salud ginecológica, de la edad, de los hábitos de vida y de factores que han demostrado perjudicar la fertilidad, como el tabaquismo. Por su parte, y a pesar de la relación existente entre la obra bacteria estudiada (Aggregatibacter actinomycetemcomitans) y la piorrea, lo cierto es que los autores no concluyeron que ésta afectase especialmente a las posibilidades de quedarse embarazada.

“Nuestra investigación establece por primera vez, mediante análisis microbiológicos y serológicos, la relación existente entre ciertos patógenos periodontales y las posibilidades de concepción”, escriben los autores en las conclusiones de su trabajo. Según parece, P. gingivalis es capaz de inducir procesos inflamatorios que afectarían al endometrio, el útero y las Trompas de Falopio y que a su vez mermarían notablemente las probabilidades de conseguir un embarazo, aunque hacen falta estudios más amplios para desentrañar la relación exacta entre ambos factores y los mecanismos por los que se produce.

En cualquier caso, “nuestros resultados deben servir para que las mujeres en edad fértil que quieran tener descendencia presten especial atención a su higiene bucodental y acudan periódicamente a las revisiones con su odontólogo para evitar infecciones de este tipo”, apuntan los investigadores quienes también sugieren a la comunidad médica (sobre todo si están relacionadas con la medicina reproductiva) estar al tanto de esta relación para que los especialistas puedan advertir de ella a sus pacientes.

Fotografía: Designed by Freepik

Feliz #DiaDeLaMadre a TODAS las madres

DIA-DE-LA-MADREURA

Hola a todos.

Un año más celebramos una de las fechas más importantes en una Unidad de Reproducción Asistida: el Día de la Madre.

¿Recordáis aquel anuncio que decía algo así como: “para los altos, para los bajos, los gordos, los flacos…”? Pues así es más o menos el mensaje que queremos daros en este día tan especial.

Felicitamos a las que ya sois madres, a las que lo seréis en el futuro, a las que necesitáis nuestra ayuda para lograrlo, a las que pensáis que es un sueño imposible, a las que queréis ser madres pero no tenéis pareja… o sí la tenéis pero deseáis un bebé solo vuestro, a las que formáis una familia con otra mamá, a las que pensáis que se os ha pasado el arroz, a las que creíais que ese maldito tumor os arrebataría el sueño de acunar a vuestro hijo en brazos, a las que tenéis claro que queréis un hijo pero ahora no es el momento, a las que necesitáis los óvulos de otra mujer para conseguir un embarazo… a todas os deseamos lo mejor en este apasionante camino que es la maternidad.

Desde la URA Quirónsalud Donostia prometemos seguir trabajando e investigando para superar las barreras que os dificultan el camino y prometemos acompañaros con la mejor atención para que este sea un poco más fácil. Felicidades, mamis.

Madres solas, pero con pareja

01matersolitaria_full_landscape

Recientemente, los especialistas de nuestra URA, los doctores Miren Mandiola y Koldo Carbonero, tuvieron la oportunidad de colaborar en un reportaje acerca de una tendencia que empieza a cobrar fuerza en reproducción asistida: la de las mujeres que desligan por completo la maternidad de su vida en pareja y se embarcan en el camino de concebir un hijo biológica y legalmente solo suyo a pesar de estar en una relación sentimental. Estos casos, todavía no demasiado frecuentes pero en aumento, ponen de manifiesto la irrupción de nuevos modelos de familia y el importante papel que juega la reproducción asistida en la configuración de todos ellos.

Tanto es así, que un póster expuesto por nuestros compañeros de la URA del Hospital Quirónsalud Juan Bravo de Madrid en el último Congreso Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) apuntaba que las denominaciones “mujer sola” o “mujer sin pareja masculina” que tradicionalmente hemos venido usando en nuestra especialidad pueden estar quedándose obsoletas, dado que cada vez más mujeres quieren ser madres solas mediante el semen de un donante anónimo aunque tengan pareja masculina con la que tampoco les une ningún vínculo legal, ya que no son matrimonio ni tampoco pareja de hecho.

Existen diferentes motivaciones para optar por esta aún novedosa fórmula de maternidad. Estar inmersa en un ciclo de reproducción asistida para ser madre sola y empezar una relación amorosa que finalmente sigue adelante; encontrarse embarazada cuando se conoce a la pareja, emparejarse con un varón que no desea tener hijos o que ya los tiene de una relación anterior y no quiere más… pero lo cierto es que cada vez vemos más casos de mujeres que quieren ser madres solas pero no están solas.

Apoyo psicológico en receptores de gametos y embriones

Consultamédico

El camino de la reproducción asistida no es fácil. En él se mezclan factores puramente biológicos y médicos con sentimientos y aspectos psicológicos nada fáciles de manejar. De hecho, varias investigaciones han llegado a la conclusión de que el diagnóstico de infertilidad acarrea el mismo nivel de estrés y ansiedad que el de cáncer. Por eso, en nuestra unidad siempre hemos defendido el soporte emocional como parte del tratamiento integral de la infertilidad.

Cuando en el proceso de reproducción asistida se hace necesario recurrir a la donación de gametos o embriones, este factor emocional adquiere una dimensión mucho más compleja. A la crisis vital y las sensaciones de angustia, pérdida y frustración presentes en los casos de infertilidad, hay que sumarle la decepción y la frustración asociadas al hecho de que los hijos no vayan a tener la misma carga genética que sus progenitores.

La Sociedad Española de Fertilidad ha auspiciado un trabajo al respecto publicado en la revista Medicina Reproductiva y Embriología Clínica en el que ha participado nuestra psicóloga Vicenta Giménez. En él se recogen las recomendaciones que los expertos consideran necesarias para “ayudar a los pacientes a procesar el cambio que se produce en el tratamiento de reproducción asistida y que implica la renuncia a los propios gametos en uno o ambos miembros de la pareja”.

¿Por qué un abordaje específico en los casos de donación?

Hay que partir de la base de que la mayoría de los que recurren a la donación de gametos no contemplaron esta opción o cuando menos la vieron bastante lejana, de forma que hay que trabajar para recomponer el esquema mental que tenían en el comienzo del proceso y a procesar el cambio que implica la renuncia a los propios genes. Por otra parte, estos pacientes suelen llegar a la donación después de haber pasado por uno o varios ciclos realizados con sus propios gametos, con todo el cansancio y estrés físico y mental que ello conlleva.

Esta suma de circunstancias condiciona el trabajo de los psicólogos para los que las recomendaciones recogidas en el trabajo tienen un solo hilo conductor: la reflexión.

Este ejercicio de reflexión ha de ser promovido incluso en las parejas que presentan aceptación plena de la donación de gametos. En estos casos hay que asegurarse de que toman la decisión de manera consciente, unánime y no acuciados por el deseo irrefrenable de tener descendencia. Tanto en estas parejas como en las que tienen “aceptación con reservas”, el equipo de especialistas tendrá que resolver dudas lógicas que no se habían planteado con anterioridad: en qué consiste el tratamiento, qué diferencia hay con lo que ya se ha intentado, cómo se selecciona a los donantes, a quién se parecerá el bebé, cuándo revelarle su origen si es que hay que hacerlo, aspectos legales de interés, choque con preceptos religiosos, cuál es la experiencia de otras familias que también se formaron por donación…

Es más, si la pareja manifiesta un rechazo explícito a esta alternativa habrá que gestionar el duelo y la conclusión de su camino haciéndoles ver que se trata de algo legítimo y absolutamente respetable y que no deberían sentirse juzgados por no querer esta posibilidad.

La tensión emocional derivada de los procesos de reproducción asistida en los que se necesita donación de gametos o embriones puede generar muchos sentimientos negativos (ira, rabia, frustración, desilusión, tristeza, impotencia…) que no hacen sino alejarnos de la posibilidad de tener hijos, dado que dificultan el proceso y la adherencia a los tratamientos prescritos. Por todo ello, es nuestro deber como profesionales abordar este ámbito y favorecer la reflexión necesaria para tomar una decisión consciente y meditada, tanto si se decide seguir adelante como si se opta por concluir el camino.

También te interesa:

URA Quirónsalud Donostia en Onda Cero

Hace unos días, el programa de Onda Cero Gipuzkoa en la Onda  se trasladó al hall de la Policlínica Quirónsalud Gipuzkoa para retransmitir desde allí. Dentro de este espacio, la doctora Miren Mandiola y el doctor Koldo Carbonero, directora del laboratorio de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirónsalud Donostia y jefe de la Unidad de Ginecología, Obstetricia y Reproducción Asistida del mismo centro pudieron charlar distendidamente sobre los hitos de la especialidad, los retos a los que se enfrentan los especialistas, las líneas de futuro… y mucho más.

Puedes escuchar la entrevista completa a partir del minuto 38.

Mensajes destacados.

  • Casos como el de la mujer de 64 años que ha dado a luz mellizos recientemente son, desde nuestro punto de vista, inaceptables. La ley española de reproducción asistida no establece ningún límite de edad para que una mujer se someta a tratamientos de fertilidad para ser madre. No obstante, los profesionales tenemos un acuerdo tácito por motivos éticos en virtud del cual no llevamos a cabo estos procedimientos a mayores de 50 años. El hecho de que algo sea legal y técnicamente posible no quiere decir que sea moral o éticamente recomendable.
  • El retraso de la edad materna y el empeoramiento de la calidad del semen son motivos fundamentales que explican el incremento de los problemas de fertilidad en nuestro país y la creciente demanda de las técnicas de reproducción asistida.
  • Por regla general, las mujeres buscan ayuda profesional para lograr un embarazo en torno a los 38 años. Debería ser antes. Gozamos de mejor salud y calidad de vida que hace unas cuantas décadas, pero reproductivamente no hemos evolucionado al mismo ritmo, de manera que la reserva ovárica femenina envejece y según los mismos plazos que antaño.
  • La desinformación en torno a la propia fertilidad, los mitos que aún persisten en torno a la posibilidad de embarazarse, la sobreinformación disponible en Internet… repercuten negativamente y retrasan la búsqueda de ayuda especializada.
  • La población general tiene unas expectativas demasiado elevadas con respecto a lo que la Medicina Reproductiva puede lograr. Ponerse en manos de especialistas no implica convertirse en padres inmediatamente.
  • La donación de óvulos ha ido en aumento debido al retraso de la maternidad. Se trata de un gesto altruista (la de semen también) regulado legalmente según criterios científicos suficientemente contrastados que no perjudica la fertilidad de la donante.
  • Hay que pensar en la maternidad antes de lo que se hace actualmente. Si se quiere pensar en retrasar el embarazo, lo mejor es preservar la fertilidad antes de los 34 años.
  • La vitrificación ha permitido mejorar la preservación de la fertilidad. Supone una mejora con respecto a la congelación convencional, ya que al no formar cristales de hielo en el proceso permite que el material conservado no se deteriore al volverlos a utilizar para lograr un embarazo.
  • ¿Cuándo acudir a una unidad de reproducción asistida? Si la mujer (sola o en pareja) es menor de 40 años y no se ha quedado embarazada al cabo de un año de tener relaciones sexuales sin anticonceptivos; a los seis meses si la mujer supera los 40 años e inmediatamente si existen patologías que pueden afectar a la fertilidad, tales como ovarios poliquísticos, endometriosis, hipotiroidismo…
  • La reproducción asistida española es de un gran nivel y trabaja incansablemente para dar respuesta a los problemas reproductivos actuales y para hacer posibles los diversos modelos de familia que demanda la sociedad.