¿Se perpetúa el mito de que podemos ser madres a cualquier edad? Mitos en torno a la fertilidad femenina

Este fin de semana, algunos medios británicos se han hecho eco de una cuestión clave en reproducción: fertilidad femenina y edad. El motivo es el estreno de Bridget Jones’ Baby, la tercera película de la saga que narra en clave de humor las vicisitudes amorosas, profesionales y personales de la protagonista. En esta entrega, el eje fundamental del argumento es el embarazo de la Bridget, que se debate entre dos posibles padres, ya que la gestación le llega casi por sorpresa a los 43 años.

Es cierto que se trata de una ficción y que busca el humor a base de situaciones disparatadas. Sin embargo, no hemos podido evitar hacernos la misma pregunta que se han planteado en la web Trendencias: «¿Está Bridget Jones reforzando el mito de que podemos ser madres a cualquier edad?«.

Si a esta película le sumamos el caso de Eva Cárdenas, pareja de Ñúñez Feijoo, embarazada a los 51 años, y el de Lina Álvarez, gallega de 62 que ha ocupado las páginas de todos los medios de comunicación al anunciar que será madre de una niña en unos meses, la respuesta parece afirmativa.

Por este motivo, nos vemos en la obligación de aclarar algunos puntos esenciales.

¿Es posible lograr un embarazo natural con más de 40 años?

Sí, pero no es lo más probable. La tasa de fertilidad femenina experimenta una caída drástica y progresiva alrededor de los 35 años, de manera que con más de 40 años el porcentaje de éxito se sitúa entre el 5% y el 10%. A los 43 años (edad de la protagonista de la película recién estrenada) un embarazo natural es una rareza.

¿Y con reproducción asistida?

El nivel de la reproducción asistida que se practica en nuestro país es de los mejores en el mundo. De hecho, el marco legal y la excelencia de la Medicina Reproductiva que se lleva a cabo en España es uno de los principales atractivos para pacientes que vienen de fuera. No obstante, la edad de los óvulos actualmente no se puede cambiar; es decir, en cuestión de fertilidad, los 40 no son los nuevos 30.

Con la edad de Bridget Jones, prácticamente el 90% de los óvulos que aún quedan en la reserva ovárica presentan anomalías y defectos que los hacen inviables para tratamientos de fertilidad. De hecho, las cifras de éxito en reproducción asistida con pacientes mayores de 40 años están en torno al 20%. El doctor Mark Perloe, especialista en reproducción humano lo resumía perfectamente en The Telegraph. «Nos encontramos en una situación difícil. Las mujeres reciben un montón de mensajes que les hacen tener expectativas muy poco realistas sobre su fertilidad y sobre lo que la Ciencia puede hacer por ellas».

Estoy embarazada, tengo más de 40 años ¿Y ahora qué?

A las dificultades de lograr un embarazo a esa edad, ya sea de forma natural como por reproducción asistida, hay que sumar una tasa de aborto más alta que la de la población más joven. Asimismo, a medida que aumenta la edad materna, se incrementan las probabilidades de sufrir diabetes gestacional, preeclampsia y complicaciones en el parto, que casi con toda probabilidad se hace mediante cesárea, una circunstancia de por sí más arriesgada que un alumbramiento vaginal independientemente de cuál sea la edad de la madre. A ello hay que añadir el riesgo de parto prematuro.

Ser madre a la edad de ser abuelas

Casos como el de Lina Álvarez, la paciente gallega de 62 años a la que nos referíamos al inicio del texto, obligan a hacer una diferenciación entre las implicaciones de un embarazo a una edad tardía pero razonable y una gestación en la sexta década de la vida. En nuestro país, no existe límite legal para llevar a cabo tratamientos de reproducción asistida.

Sin embargo, el hecho de que algo sea técnicamente posible no lo hace automáticamente recomendable desde el punto de vista clínico, ético y moral. En la maternidad existen una serie de condicionantes que van mucho más allá de la mera Biología y en Reproducción Asistida no podemos obviarlos. De ahí que exista una especie de norma no escrita según la cual, por motivos éticos, los especialistas no llevamos a cabo tratamientos de este tipo a mujeres con más de 50 años. El caso de Álvarez es aislado y excepcional.

¿Qué debes tener claro?

  • Información. La mejor arma para no perpetuar lo que The Telegraph denomina «la gran mentira de la fertilidad» es recabar información profesional a una edad mucho más temprana de lo que se hace actualmente. Una mujer puede conocer cuál es su reserva ovárica haciendo análisis o ecografías específicos de manera sencilla en la consulta de su ginecólogo. Esto le permite planificar y tomar decisiones libres basadas en datos científicos y asesorada por un especialista.
  • Planificación. No se puede negar que en la actualidad existe una fractura entre la edad biológicamente óptima para tener hijos y la que resulta idónea desde un punto de vista personal, profesional y vital. Nuestro consejo es que si tienes claro que quieres ser madre pero por cualquier motivo has de retrasar el momento, puedes recurrir a la preservación de la fertilidad. La vitrificación, una variante mejorada de la congelación de óvulos, permite conservar tus gametos hasta que decidas utilizarlos. Eso sí, busca asesoramiento antes de los 35 años para que tus óvulos estén en su mejor momento en cuanto a calidad y cantidad.
  • Decisión. Si esta información te llega muy al límite de edad, has sobrepasado la cuarentena, no vitrificaste y no renuncias al sueño de ser madre siempre te queda la recepción de ovocitos (someterte a un proceso de reproducción asistida con óvulos donados por una mujer anónima menor de 35 años) y la adopción de embriones; una opción cada vez más demandada por mujeres que ya han cumplido esa edad pero aún son perfectamente capaces médica y personalmente de gestar y criar a un hijo.

También te puede interesar:

Una respuesta a “¿Se perpetúa el mito de que podemos ser madres a cualquier edad? Mitos en torno a la fertilidad femenina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *