URA Quirónsalud en Teledonosti Intervención en el programa 'Mejórate'

Hola amigos. Lo primero de todo, desearos un feliz año. Esperamos que estas fechas navideñas os hayan servido para disfrutar de la compañía de vuestros seres queridos, para descansar y para hacer buenos propósitos de cara a este 2018 que acabamos de estrenar. El pasado 10 de enero, parte de nuestro equipo de URA Quirónsalud participó en Teledonosti, en el recién estrenado programa de salud Mejórate, un espacio televisivo que cada jueves a las 22.00 tratará temas de salud con especialistas de referencia en Gipuzkoa.

Para nosotros ha sido un gran honor estar en este primer programa y contribuir a la divulgación de temas relacionados con la salud en general y la Medicina Reproductiva en particular. Desde aquí y aprovechamos para desear a todo el equipo de Mejórate el mayor de los éxitos.

La intervención de la URA Quirónsalud Donostia comenzó resolviendo las principales dudas que existen en torno a la donación de óvulos, un procedimiento cada vez más habitual debido al retraso de la maternidad. La doctora Miren Mandiola, embrióloga y directora de nuestro laboratorio, se encargó de explicar que la ovodonación es sencilla, no duele y no perjudica la fertilidad futura de la donante.

“En total el proceso dura apenas dos semanas. La donante se pincha una serie de medicamentos durante 10 días. Viene a la clínica dos o tres veces para control ecográfico y el día de la captación de ovocitos, que se hace con anestesia para que no sea doloroso, está lista para irse a su casa y hacer vida normal a media mañana”, resumía en plató.

Asimismo, la doctora Mandiola aclaró que el procedimiento puede repetirse tres o cuatro veces sin ningún problema y que la legislación española recoge que la ovodonación es un acto altruista en el que la donante únicamente recibe compensación económica por las molestias ocasionadas en términos de tiempo invertido en administrarse la medicación, acudir a la clínica y hacerse la punción.

Por su parte, el doctor Koldo Carbonero, ginecólogo y director de la URA y presidente de la sección de fertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), empezó comentando que la ovodonación es cada vez más frecuente por el retraso de la maternidad, pero que la misma técnica que se emplea para extraer los óvulos de la donante también es la que se emplea para preservar la fertilidad de las mujeres que, por diversos motivos, deciden retrasar su embarazo.

“El momento idóneo para guardar los óvulos es entre los 25 y los 35 años, ya que en ese arco es cuando disponemos de más cantidad de óvulos que están en condiciones óptimas”, apuntaba Carbonero quien, además, añadía que “la vitrificación es una técnica mejor que la congelación convencional porque es poco agresiva y consigue que una célula grande como el óvulo se conserve en perfectas condiciones durante más de una década y que cuando la mujer los use tenga las mismas probabilidades de embarazarse que cuando se le extrajeron a una edad más joven”.

Nuestro director apuntó que la preservación de la fertilidad mediante vitrificación no es una técnica tan cara como se pueda pensar (cuesta alrededor de 2.800 euros, frente a los 18.000 dólares que cobran en Estados Unidos) y que la compensación es clara, ya que logramos una tasa muy alta de éxito y permite a la mujer ser madre con sus propios óvulos a una edad en la que sus óvulos ya serían escasos o no aptos para lograr un embarazo, o por ejemplo, después de un tratamiento oncológico o pasados los 40 años.

Nuestra psicóloga Vicenta Giménez, cerró la intervención de URA Quirónsalud Donostia en Mejórate hablando de la carga emocional que conllevan la infertilidad y los tratamientos de reproducción asistida y de la necesidad de atender esta área en Medicina Reproductiva, algo que venimos haciendo prácticamente desde el inicio de nuestra andadura.

Vicenta Giménez explicó que las personas que llegan a un centro de reproducción asistida normalmente lo hacen porque ya han intentado tener hijos de manera natural y no ha sido posible, lo que ya de por sí causa un alto impacto emocional: “La reproducción asistida es un camino lleno de obstáculos desde antes de venir a vernos. Durante los tratamientos los pacientes viven una auténtica montaña rusa emocional, porque empiezan muy bien, con muchas ilusiones y convencidos de que lo van a conseguir. Después de un tratamiento puede haber éxito o no y si es este el caso se produce una caída en picado que hay que remontar si se decide volver a intentarlo”.

Nuestra especialista abundó en el tema de las relaciones familiares y personales, especialmente complicadas para los pacientes de reproducción asistida, sobre todo en las fechas festivas como las que acabamos de pasar. “En este tipo de reuniones la gente suele hacer balance. Pueden entristecerse porque a esas alturas pensaban acudir con un bebé y no ha podido ser, también tienen que enfrentarse a la eterna pregunta: ‘¿Y vosotros para cuándo?’ o a las opiniones de personas que involuntariamente pueden herir a quienes están inmersos en estos procesos. Emocionalmente no es sencillo y por eso también ofrecemos asesoramiento en ese aspecto”.

Para terminar, queremos contaros que en URA Quirónsalud Donostia este año es muy especial porque en abril se cumplen 25 años de la inauguración de nuestra unidad. Durante este tiempo hemos sido pioneros en muchos procedimientos reproductivos y nos hemos convertido en referentes de la reproducción asistida vasca y española. Gracias a la investigación, a la incorporación de la mejor tecnología y a la formación de un gran equipo humano, hemos logrado casi 5.000 embarazos.

De este 25 aniversario y de los hitos que hemos ido logrando durante este tiempo os iremos dando detalles más adelante.

Si quieres ver el programa Mejórate íntegro pincha aquí. La intervención sobre reproducción asistida la encontrarás a partir del minuto 22.58. 

También te interesa:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *